La clave de la perfección es el amor. Quien vive de amor, vive en Dios, pues Dios es amor, como dice el ApóstolPío de Pietrelcina