Para empezar de nuevo, hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad, y la energia atómica: LA VOLUNTADAlbert Einstein