Dios entra en cada persona por una puerta privadaRalph Waldo