Dic
01

Restauración del Retablo. Semana 17

 

Las reintegraciones de volumen realizadas sobre el
soporte son de dos clases:

 

Ø  Reintegraciones de volumen
por falta de materia provocado por galerías de insectos xilófagos o pequeños
impactos, en los que se aplica masilla imitando la madera para evitar que se
acumule polvo en el interior y provoque nuevas alteraciones.        

 

 

REINTEGRACIONES
CON MASILLA EN ZONAS DE DORADO PARA EVITAR LA ENTRADA DE POLVO QUE APORTA
HUMEDAD Y GENERA NUEVAS ALTERACIONES

 

 

Ø  Reintegraciones en zonas en las que
no existe pérdida real de materia, pero hay agrietamiento o separación de
tablas que suponen un foco de alteraciones, el polvo puede introducirse como en
el caso anterior y estéticamente, dificulta la observación de la imagen. En
estos casos no podemos utilizar masillas para cerrar la zona de forma que
diésemos continuidad a la tabla, columna o talla porque incurriríamos en un
falso histórico-artístico, es decir, cambiaríamos la estética de la obra. Por
otro lado se agrietaría inmediatamente debido a los movimientos naturales de la
madera y no podríamos eliminarla en un futuro sin agredir la policromía original. 


En estas zonas se aplican chuletas
o plantillas dependiendo del tamaño y el lugar a tapar encajadas, adheridas en
pequeños puntos con adhesivo PVA para evitar que los movimientos del soporte
las muevan. Estas chuletas son de madera de chopo, muy blanda y flexible
precisamente para amortiguar los movimientos propios de la madera que le rodea.

 

 

Posteriormente la madera se
colorea mimetizándola con las zonas limítrofes para amortiguar el impacto
visual.

 

Esta técnica se lleva a cabo en
todos los relieves, en varias tallas y varias columnas que sufren
agrietamientos importantes.

 

Los agrietamientos pequeños no
pueden ser intervenidos por el mínimo tamaño para meter el material por lo que
se consolidan con resina acrílica inyectada para intentar frenar el proceso de
alteración.