Lo mismo en la época de las lanzas y las espadas que en la era de los cohetes nucleares, la primera víctima es el corazón del hombreJuan Pablo II
Iglesia de San Miguel - Pamplona