Dulce es el yugo de Jesús, liviano su peso, por lo tanto, no demos lugar al enemigo para insinuarse en nuestro corazón y robarnos la pazPío de Pietrelcina
Iglesia de San Miguel - Pamplona