30.- CRISTO HA RESUCITADO.

«Si Cristo no hubiese resucitado, el cristianismo perdería su valor y la Iglesia quedaría sin brío»

pagina web

“Resuena en la Iglesia esparcida por todo el mundo el anuncio del ángel a las mujeres: no temáis, que el que buscais, Jesucristo, no está aquí, ha resucitado“.

No tengáis miedo

“Ésta es la culminacion del Evangelio, la buena noticia por excelencia”, continuó: “Jesucristo ha resucitado y este acontecimiento es la base de nuestra fe y de nuestra esperanza. Si Cristo no hubiese resucitado, el cristianismo perdería su valor, porque toda la misión de la Iglesia se quedaría sin brío, pues es ahí donde ha comenzado y donde comienza”.

Tal es el mensaje “que los cristianos llevan al mundo: Jesús, el Amor encarnado, murió en la Cruz por nuestros pecados, pero Dios Padre le ha resucitado y lo ha hecho Señor de la vida y de la muerte”.

En Jesús “el amor ha vencido al odio, la misericordia al pecado, el bien al mal, la verdad a la mentira, la vida a la muerte“. 

Y así, “en cada situación humana marcada por la fragilidad y la muerte, la Buena Nueva no es una palabra, es un testimonio de amor gratuito y fiel que sale de sí mismo para ir al encuentro del otro, es estar al lado de los heridos por la vida y compartir con quien carece de lo necesario, y permanecer junto al enfermo, el anciano o el excluido”.

“Con esta gozosa certeza en el corazón, hoy nos dirigimos a Ti, Señor resucitado”, oró Francisco: “Ayúdanos a buscarte, para que todos podamos encontrarte y saber que tenemos un Padre y no nos sentimos huérfanos, que podemos amarte y adorarte. Ayúdanos a derrotar el flagelo del hambre, agravada por los conflictos y por los inmensos derroches de los que a menudo somos cómplices. Haznos disponibles para proteger a los indefensos, en particular mujeres, ancianos y niños sometidos a explotación y abandono”.