33.- EL BUEN PASTOR.

web 765432

«¡Por favor, molestad a los pastores!» para recibir «la doctrina, la gracia y la guía»

“Cuando el ternero tiene hambre va a la madre, a la vaca a pedir leche. Pero la vaca no le da enseguida la leche, lo tiene un poco consigo. Pero el ternero busca la ubre de la vaca para que baje la leche. Así vosotros tenéis que hacer con los pastores, dice San Cesáreo, llamad siempre a su puerta, a su corazón, para que os den siempre la leche de la doctrina, la leche de la gracia, la leche de la guía”.

San Cesáreo de Arlés (470-542)

el pastor “a veces se pondrá delante para indicar el camino, para sostener la esperanza del pueblo, otras veces estaré en medio de todos con su cercanía simple y misericordiosa, y en algunas circunstancias tendrá que caminar detrás del pueblo para ayudar a aquellos que se han ido quedando atrás”:

Leed y meditad asiduamente la Palabra del Señor para creer lo que habéis leído, para enseñar lo que habéis aprendido en la fe, para vivir lo que habéis enseñado.

La alegría y el apoyo a los fieles de Cristo, el perfume de sus vidas, porque con la palabra y el ejemplo edificaréis la casa de Dios, que es la Iglesia.

Con el Bautismo agregarán nuevos fieles al pueblo de Dios;

Con el Sacramento de la Penitencia perdonarán los pecados en nombre de Cristo y de la Iglesia. Y aquí me quiero detener y pedirles que, por el amor de Jesucristo, no se cansen nunca de ser misericordiosos. Por favor, tengan esa capacidad de perdón que tuvo el Señor, que ¡no vino a condenar sino para perdonar! Tengan misericordia, tanta misericordia! Y si les viene el escrúpulo de ser demasiado “perdonadores” piensen en el santo cura del que les hablé que iba delante del Santísimo y decía: “Señor, perdóname si he perdonado demasiado, pero eres tú el que me ha dado el mal ejemplo de perdonar tanto”.

Es así…Pero yo les digo verdaderamente, que siento tanto dolor cuando encuentro gente que no va a confesarse porque ha sido maltratada, muy mal, regañada; ¡han visto como les cerraban las puertas de la Iglesia en la cara! Por favor no hagan esto: misericordia, misericordia.

El buen pastor entra por la puerta y la puerta de la misericordia son las llagas del Señor: si ustedes no entran en su ministerio por las llagas del Señor, ustedes no serán buenos pastores.

Ejerciten con alegría y caridad la obra sacerdotal de Cristo, buscando agradar a Dios y no a ustedes mismos.

Y piensen en lo que decía San Agustín de los pastores que buscaban agradarse a sí mismos y usaban las ovejas del Señor como alimento y para vestirse y para tener majestad de un ministerio que no se sabía si era de Dios. Participando en la misión de Cristo en comunión con su obispo empéñense en formar una sola familia, para unir a los fieles para conducirles a Dios Padre, por medio de Cristo, en el Espíritu Santo.

Tengan siempre ante los ojos el ejemplo del Buen Pastor, que no ha venido para ser servido, sino para buscar y salvar a los que están perdidos.

“Que el Señor nos ayude a los pastores a ser siempre fieles al Maestro y ser guías sabios e iluminados del pueblo de Dios que se nos ha confiado”.

Fuente:

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=35479

http://www.zenit.org/es/articles/francisco-en-el-regina-coeli-los-fieles-nos-ayuden-a-ser-buenos-pastores