Se continúa con la restauración del retablo, iniciando el proceso de
consolidación en zonas de dorado y de policromía. Para ello se realizan
diferentes pruebas con distintos tipos de adhesivos compuestos por resinas acrílicas
para elegir el producto que mejores resultados obtenga, del mismo modo el tipo
de adhesivo orgánico ideal para el sentado de las carnaciones.

 

Encontramos varios tipos de problemas en el dorado y la policromía. El
dorado de la mazonería, relieves y tallas, presenta tres tipos de falta de cohesión
en los materiales que lo componen:

 

  • Placas grandes de oro y preparación de bol
    con peligro de desprendimiento que han perdido totalmente la adhesividad con el
    soporte de madera para actuar sobre ellas se introduce alcohol etílico para
    actuar como humectante y eliminar el polvo que haya podido entrar y depositarse
    entre la madera y el estuco desprendido. Este proceso facilita la inyección del
    adhesivo acrílico que se aplicara en una proporción del 30% disuelto en H2O.
    (El adhesivo se aplica al 15 % para no saturar la zona pudiendo repetirse la
    actuación. El adhesivo debe actuar como hidratante de la capa de preparación y
    reactivador del adhesivo original orgánico, un exceso del mismo puede provocar
    la impermeabilización de la zona invirtiendo el resultado que se pretende
    conseguir.)

 

 

  • Craquelado con levantamientos en aristas que
    mantienen la adhesión con la madera en las zonas centrales pero se levanta los
    bordes, lo que significa que con el tiempo acabaran desprendiéndose en su totalidad.
    Estos bordes se encuentran en algunas zonas endurecidos por la aplicación de
    algún adhesivo utilizado en ocasiones anteriores pero sin sentar la zona. Para
    estas alteraciones se utilizará el mismo proceso que en el anterior apartado
    intentando sentar los bordes interponiendo papel Mylar para facilitar la acción
    y apretando la zona para devolverla a su lugar. Las zonas saturadas por
    acciones realizadas en el pasado corren el riesgo de romperse debido a
    encontrarse saturadas por lo que hay algunas pequeñas zonas que no pueden
    volver a su ser.

 

 

 

También encontramos este problema en los límites de
lagunas con pérdida de materia.

 

 

 

  • Localizamos de forma generalizada pequeñísimas
    escamas y levantamientos en la hoja de oro, que se perderían irremediablemente
    al realizar el proceso de limpieza. Se utiliza el mismo proceso, con alcohol y
    adhesivo acrílico, pero en esta ocasión se aplica muy disuelto, al 5% para
    favorecer su introducción en toda la superficie. Después se asienta la zona
    interponiendo papel Mylar y apretando con una pequeña bola de algodón.

 

 

Se comienza la intervención desde los cuerpos superiores hacia los inferiores.
Comenzando con el proceso de consolidación por la zona del ático.

 

 

 

leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.