Entramos en la última fase de restauración del
retablo en la que se aplicarán varias capas de protección, barniz, y se
retocarán con acuarela las zonas de estuco aplicadas.

 

Se aplica una primera capa de barniz fino. Dicho
proceso se realiza con compresor y pistola para llegar con esta primera capa a
todas las zonas del retablo de manera total. Para ello se colocan plásticos en
el andamio que eviten el movimiento de polvo de la zona y que este quede
adherido al barniz fresco.

 

 

IMAGEN
DE LA PRIMERA CAPA DE BARNIZ MUY DILUIDO APLICADO DE FORMA GENERAL POR TODO EL
RETABLO. EL USO DEL COMPRESOR FACILITA LA APLICACIÓN UNIFORME POR TODA LA
SUPERFICIE LLEGANDO A LAS ZONAS MÁS DIFICILES.

 

 

Una vez aplicada dicha capa se procede a cubrir con
acuarela las zonas de estuco aplicadas

 

 

 

 

 

DETALLES
DE LA REINTEGRACIÓN CON ACUARELAS.

 

 

 

Posteriormente se aplica dos capas
más de barniz aplicado a brocha, evitando las zonas de carnaciones (zonas de
rostros y manos), ya que al ser un tipo de carnación pulida no penetra el
barniz y más capas de protección dejarían las zonas excesivamente brillantes
por lo que se aplican las dos capas de forma selectiva. La capa de protección
se aplica por capas de barniz en baja proporción para llegar al resultado
deseado en el tono y brillo del barniz, así evitamos el exceso o la falta.

 

 


PROCESO
DE BARNIZADO A BROCHA QUE NOS PERMITE EL BARNIZADO SELECTIVO EVITANDO LAS
CARNACIONES Y EVITAR EXCESOS DE BARNIZ

 

 

Por último se reintegran zonas con
pigmentos al barniz. Con estos pigmentos podemos cubrir zonas del bol o estuco
original para conseguir reintegrar lagunas que empobrecen la estética de las
tallas y relieves siempre evitando el exceso de intervención buscando una
intervención media pero que permita discernir lo integrado del original.

 

 

 

leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.